¿Quiénes son los inversionistas ángeles?

La definición más completa del concepto de inversión ángel es la que ofrece el Banco Mundial en su manual “Creating your own Angel Investor Group”:

La inversión ángel es: “la práctica de personas con experiencia empresarial y elevado patrimonio que invierten su propio tiempo y dinero en emprendimientos dinámicos que se encuentran en etapas tempranas de su ciclo de vida, con el objetivo de obtener beneficios económicos de su crecimiento a largo plazo.”

Al tratarse de una definición extensa, procederemos a explicar parte por parte para comprender mejor el concepto:

“Práctica de personas con experiencia empresarial y elevado patrimonio”

La experiencia empresarial es un componente fundamental de la inversión ángel, en particular los inversionistas ángeles de mayor éxito suelen haber sido emprendedores éxitos. Su experiencia empresarial les permite:

a) Evaluar mejor los proyectos donde invertirán su tiempo y capital.
b) Poseer experticia, conocimiento y contactos para apoyar a los emprendimientos en los cuales inviertan.

Se trata de una actividad reservada para personas de elevado patrimonio, debido que al tratarse de inversiones de alto riesgo e ilíquidas, no se recomienda invertir más de un 5% del patrimonio en este tipo de emprendimientos. Por lo tanto, si asumimos que un inversionista ángel invierte USD 10,000 por emprendimiento, y considerando que se recomienda armar un portafolio de por lo menos 10 emprendimientos, estamos hablando de una inversión mínima de USD 100,000 dólares. Teniendo en cuenta que los USD 100,000 dólares deberían representar el 5% de su patrimonio, el mismo debería ser de por lo menos dos millones de dólares. La realidad es que a mayor cantidad de inversiones mayor probabilidad de obtener un mejor retorno, con lo cual el patrimonio ideal debería ser aún mayor. Una forma de poder realizar este tipo de inversiones con un menor patrimonio sería invertir a través de redes de inversionistas ángeles que permitan reducir el monto de inversión por emprendimiento.

“Que invierten su propio tiempo y dinero”

Los inversionistas ángeles activos dedican una gran cantidad de tiempo a esta actividad, los mejores inversionistas ángeles agregan valor al proyecto a través de su experiencia, conocimiento profesional y sus conexiones con actores claves de la industria, con potenciales clientes y con otras fuentes de financiamiento. Muchas veces este factor es aún más determinante para el éxito de los emprendimientos que el recurso económico recibido.

Pero apoyar a los emprendimientos invertidos no es la única actividad a la cual los inversionistas ángeles dedican tiempo, la evaluación y debida diligencia de los proyectos, la negociación con los emprendedores, la estructuración de la inversión y revisión de los documentos legales, entre otras actividades, también resultan muy demandantes en tiempo.

A diferencia de una firma de venture capital o un fondo de inversión que administra recursos de terceros, los inversionistas ángeles invierten su propio tiempo y dinero.

“En emprendimientos dinámicos que se encuentran en etapas tempranas de su ciclo de vida”

La inversión ángel ha crecido significativamente a partir del surgimiento de las startups y aunque no hay un consenso sobre la traducción del término, las mejores aproximaciones en el idioma español son las de emprendimiento dinámico, emprendimiento de alto potencial de crecimiento o gacelas. Leer la publicación anterior donde explicamos en detalle las características de este tipo particular de emprendimientos y por qué atraen a los inversionistas ángeles.

El término “etapa temprana del ciclo de vida de los emprendimientos” suele generar gran controversia. En los casos de emprendimientos con fuerte propiedad intelectual, como suele ser el caso de emprendimientos biotecnológicos, la inversión suele realizarse antes de que la empresa genere ventas. En otros casos, la inversión puede darse cuando el emprendimiento logra sus primeras ventas o al momento de haber alcanzado el denominado encaje producto-mercado.

En todos los casos se recomienda que la inversión ángel se efectúe luego del capital inicial aportado por el equipo emprendedor, sus familiares o amigos; y antes de los denominados fondos de capital emprendedor o venture capital.

“Con el objetivo de obtener beneficios económicos de su crecimiento a largo plazo“

El beneficio económico de los inversionistas ángeles es el resultado de una ganancia patrimonial, y se obtiene al momento de la desinversión, es decir, cuando el inversionista después de comprar su participación accionaria en el emprendimiento, la vende a un tercero a un precio significativamente mayor.

Las opciones más comunes de desinversión son:

– La adquisición del emprendimiento por parte de otra empresa más grande;
– La recompra de las acciones del inversionista ángel por parte de un Fondo de inversión;
– La recompra de las acciones del inversionista ángel por parte del equipo emprendedor;
– La venta de acciones cuando el emprendimiento llega a cotizar en el mercado de valores.

De todos los casos el más usual es el primero.

El objetivo del inversionista ángel es vender, al cabo de 5 a 10 años, su participación accionaria por un múltiplo mayor a 10 veces del monto invertido, lo que implica que el valor del emprendimiento también se debería incrementar por más de 10 veces.